Mantener la calma ante la pandemia es el primer paso, entre los consejos para mantener la salud mental, así lo cree Juan Carlos Canga, presidente de la Federación de Psicólogos de Venezuela, quien recalca que se trata de una situación transitoria.

Para Juan Carlos Canga, presidente de la Federación de Psicólogos de Venezuela (FPV), esta es una reacción normal, pues “las reacciones extremas, ante situaciones extremas, son completamente esperadas”. Por lo tanto, es común que predominen el miedo, la ansiedad, la angustia y otro tipo de emociones. La elevación de los niveles de agresividad, las compras nerviosas, y los cambios en patrones de alimentación y sueño son situaciones esperadas, pero deben ser atendidas si se prolongan o se intensifican.

“Lo relevante en este sentido es, primero, reconocer lo que sentimos, y luego trabajar en la forma de canalizarlas, de manera que podamos elaborar un plan que nos permita superar la crisis”, señala Canga.

Ser exigente al consumir información

Canga Sugiere “ser muy exigentes y selectivos con la calidad de la información que recibimos y producimos. Para ello debemos identificar fuentes confiables, instituciones o voceros que nos garanticen ello. Por último, no olvidemos que estar permanentemente conectado y tener cientos de fuentes de información, no hará necesariamente que estemos mejor informados”.

¿Qué hacer?

Tomado en cuenta que se trata de una situación transitoria, el experto comenta que el primer paso es mantener la calma, pues “está demostrado que las respuestas que emitimos desde una postura más calmada y, por ende, reflexiva, son más eficaces”.

“Por fortuna, son muchas las cosas que podemos hacer. Lo que ocurre es que si caemos en un cuadro de pánico o ansiedad extrema, todas estas opciones se invisibilizan”. Hay que evitar, por ejemplo, “exponerse innecesariamente a situaciones que puedan hacernos sentir especialmente vulnerables, o que puedan exacerbar nuestra afección física o emocional”.

En redes sociales, la FPV compartió una serie de recomendaciones ante el impacto psicológico generado por el coronavirus. Entre ellas destacan:

  • Orientar a familiares y amigos de una manera realista.
  • Identificar pensamientos que puedan generar malestar y definir acciones que nos hagan sentir mejor.
  • Mantener una actitud optimista.
  • Sustituir una rutina por otra.
  • Definir un plan de actividades para pasar más tiempo en casa.
  • En momentos en los que se sienta angustiado, ansioso, o triste, comparta ese sentir con familiares y amigos.
  • Seguir estrictamente las recomendaciones de especialistas y las medidas de prevención.


Incorporar el juego y la conversación

Al estar en cuarentena, es vital saber utilizar los recursos que se tienen a la mano e incorporarlos en la rutina, así como evitar situaciones emocionales que puedan afectar el estado de ánimo. Canga comenta que esto no tiene nada que ver con “resignarse”, sino más bien con “recodificar” experiencias para salir airosos de lo que tocó vivir.

“Debemos desarrollar la capacidad de incorporar a través de la rutina, lo lúdico (el juego) y la conversación aquellos aspectos que nos generan tristeza, ansiedad o temor. De manera que podamos darle una estructura a lo que inicialmente no la tiene. Esta estructura, acompañada de las rutinas, nos dará seguridad y confianza en estos momentos de crisis”.

Lecciones para la vida

Como todo proceso en la historia humana, la pandemia generada por el coronavirus pasará, y lo importante es saber procesar de la mejor manera las lecciones que esos momentos trajeron consigo: estrés, ansiedad o tristeza.

“Esta experiencia inédita en la historia del venezolano dejará una profunda huella psicológica en lo individual, grupal y social; huella que no tiene por qué ser negativa. Sin embargo, las dimensiones del aprendizaje, solo las tendremos claras después de haber superado esta experiencia. Lo importante. hoy, es salir adelante, sobreponiéndonos, y el secreto de ello está, en parte, en nuestra actitud”, finaliza Juan Carlos Canga, invitando a los venezolanos a pedir ayuda, sin miedo, a especialistas, de ser necesario. La salud mental también importa.

Fuente: El Estimulo